¿Pero de quien fue la idea de subir a las cigüeñas a las chimeneas?

 

Cuando se realiza el proyecto de restauración de una catedral, iglesia o cualquier edificio patrimonial se pone especial atención al tema de las aves y su posible reacción química con los elementos de construcción que pueden ser alterados. ¿Por qué entonces no se ha pensado que un nido de cigüeñas puede dañar seriamente una edificación en altura que no está en funcionamiento y que puede ser considerado objeto patrimonial?

Un nido de cigüeñas supone un doble problema a este erecto elemento. De una parte el peso que supone el propio nido, realizado con ramas, que cada año se ve incrementado con las nuevas puestas, unido al peso de las propias cigüeñas que por pares habitan el nada improvisado receptáculo, junto a sus polluelos. De otra, la alteración que supone en los ladrillos los excrementos de dichas aves.

Todo ello supone un verdadero problema a las ya, de por si, inclinadas chimeneas. Tanto es así que en Palencia han comenzado a desprenderse piezas cerámicas de la cúspide de una chimenea de dicada a la antigua Electrólisis del cobre

Más información: http://www.elnortedecastilla.es/v/20111125/palencia/sanean-zona-alta-chimenea-20111125.html

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: